Calderas Domésticas.

Ventajas de las calderas de gas:


Con las calderas domésticas a gas natural podemos disfrutar de calefacción y agua caliente en la cocina y en el baño.

Fundamentalmente lo que ganamos es confort. Porqué en un solo aparato resolvemos dos necesidades básicas e imprescindibles, la calefacción y el agua caliente. Pero, además liberamos espacio de bombonas o de voluminosos calentadores eléctricos.

No hay que olvidar que si necesitamos solamente agua caliente, tenemos la opción de adquirir un calentador de agua a gas. Un aparato totalmente independiente y fácil de instalar.

Ambos sistemas, la caldera y el calentador ofrecen como principal ventaja el suministro inagotable de agua caliente.

Naturalmente, el gas natural también mejora la calidad de vida en aspectos como el respeto al medio ambiente. Porque es más limpio que otras energías y no produce residuos.